A Puerto Rico no le alcanza ni el dinero de los demás

Frank Worley: Los problemas comienzan y terminan en la isla.

puerto-rico-party-1

“Los dos partidos más importantes… han gobernado como si el dinero creciera en los árboles y la siguiente administración resolviera sus problemas.” (Angel Viera-Vargas)

Frank Worley es fundador del Movimiento Independentista Republicano y cofundador del and cofounder of the Partido Libertario de Puerto Rico.

Read in English

¿Cuáles son los desafíos inmediatos de Puerto Rico?

Puerto Rico enfrenta una gran variedad de problemas y es complicado resumirlos en una sola respuesta. La deuda es el problema más visible, pero es síntoma de una serie de prácticas erradas: desde mala administración hasta corrupción.  Figuras políticas reconocidas, como la actual alcaldesa de San Juan – Carmen Julín Cruz -, han brindado apoyo directo a manifestantes que se oponen a la junta de control fiscal creada por la legislación de PROMESA así como a empresas privadas, por ejemplo Walmart. Estas acciones impiden el progreso y perjudican a la gente de Puerto Rico.

Trabajar por la junta de control fiscal de PROMESA – que en cierta manera refleja mi propuesta de una “junta de gobierno” para liderar un Puerto Rico independiente – es la mayor esperanza para la isla en este momento. A las autoridades de Puerto Rico y al clima político por demás hostil, es muy difícil de cambiarlos.

La isla informó recientemente que el déficit de este año fiscal es nada más y nada menos que 4,7 mil millones de dólares. Desde que docenas de impuestos han sido adoptados con la actual administración, no se ha podido cubrir la brecha fiscal – que anteriormente ha sido reportada con una cifra bastante menor. La única solución es el corte inmediato y representativo de empleados en el sector público, aunque genere malestar en el sector laboral y sus propias consecuencias económicas.

Given the long-term drift towards socialism in the United States, Frank Worley believes Puerto Rico can do better as an independent nation — but only with the right constitution and founding leadership. (Old San Juan, mrami)

Debido a que Estados Unidos está cayendo lentamente en un régimen socialista, Frank Worley considera que Puerto Rico tiene más potencial como un país independiente — pero solamente con la constitución y liderazgo correctos. (San Juan Tradicional, mrami)

¿Por qué crees que Puerto Rico ha fallado?

Puerto Rico ha pasado bastante desapercibido para el gobierno federal y sus problemas han sido ignorados por los políticos durante décadas. De distintas formas, el liderazgo de los dos partidos políticos más importantes – el Nuevo Partido Progresista (NPP) , pro independencia, y el Partido Popular Democrático (PPD), pro commonwealth – han gobernado como si el dinero creciera en los árboles y la siguiente administración resolviera sus problemas. Quizá una de las peores decisiones fue la sindicalización de los trabajadores bajo el mandato de Pedro Rosello, del NPP, en los noventas. A partir de ello se creo la aparatosa unión del sector público que influencia en gran medida las elecciones y a los políticos.

Esto combinado con las políticas de izquierda de los siguientes dos gobernadores del PPD – Sila María Calderón y Aníbal Acevedo Vila – abrió las puertas a una deuda creciente  y un pujante sector público que en su mayor magnitud incluyó a más de 300 mil empleados públicos – es decir, un tercio del total de la población activa.

La presión para el fortalecimiento de los sindicatos junto a más y más beneficios para el empleado, como el salario completo por dos meses de maternidad a las mujeres, elevó el costo de hacer negocios en Puerto Rico. Esta ideología a favor de los derechos del trabajador – que está posicionada por largo tiempo en la esfera pública de la isla – ha causado la adopción de leyes laborales complejas.

Otro problema fue la clausura de la estación naval Roosevelt Roads de Ceiba en el 2003. Esto le costó a la isla 5000 plazas laborales y más de 300 millones de dólares por año en impacto directo y por su efecto multiplicador llegó a ser 900 millones anuales. El cierre de la base se dio por la suspensión del entrenamiento militar en la isla de Vieques, decisión que fue tomada luego de un año de protestas con el apoyo de las administraciones del NPP y del PPD. La principal función de la base era el entrenamiento; sin entrenamiento, tuvo que cerrar.

Enseguida, la isla se empezó a construir a partir de una economía falsa con base en rebajas de impuestos reconocidos en la sección 936. Cuando el congreso revocó esos beneficios, la tasa de empleo – que ya estaba a la baja – tuvo una fuerte caída que hizo que la crisis financiera del 2008 sea un golpe mucho más fuerte.

Dado que las industrias crecieron bajo la premisa del 936, empezaron a cerrar. Muchas personas perdieron su trabajo  y millones de ellos dejaron la isla. El resultado fue un gobierno gigante sin nadie que lo mantenga.

Luego de Calderón y Acevedo, el gobernador del PNP Luis Fortuño intentó controlar el problema reduciendo el tamaño del gobierno puertoriqueño. Se enfrentó a intensas protestas y manifestaciones, y duró solamente un periodo. La gran falla de Fortuño fue no reducir el suficiente número de empleados y, por ende, tuvo que endeudarse más que cualquier otro gobierno en un solo periodo.

El nuevo y actual gobernador, Alejandro García Padilla ganó las elecciones al prometer no despedir a más empleados del sector público. Esta promesa ha hecho al problema aún peor, resultando en un déficit masivo y en el incumplimiento de pago de la deuda pública.

Un problema más es la corrupción masiva que recientemente ha involucrado a los funcionarios y recaudadores de fondos del PPD. Mucho peor que el financiamiento de la campaña y sobornos en los noventas bajo la administración de Rossello, el PPD ha repartido miles de millones de contratos a simpatizantes del partido que han dado donaciones antes o después de cumplir su contrato. En total, los contratos profesionales o de servicios en Puerto Rico suman más de $12 mil millones de los cuales muchos son legítimos, pero otra gran cantidad son entregados como “trato especial”.

Demasiado caos, para una isla tan pequeña.

¿Cuál es el mejor escenario para la recuperación de Puerto Rico? 

La junta de control fiscal de PROMESA es la que más nos brinda una esperanza de recuperación. Lo primero es que el gobierno sea re-diseñado para calzar con la realidad económica actual. Lo segundo, la isla tiene que encontrar una manera para activar su economía de nuevo.

Mientras algunos sugieren más “inversión pública” – como le llaman a gastar más -, la única verdadera solución es reducir las regulaciones y los impuestos para crear incentivos reales y atraer negocios que activen a la isla.

Cubrir los daños con parches no va a funcionar. Para que la isla se recupere, es fundamental instituir políticas pro-mercado.

El restablecimiento de Puerto Rico no caminará, incluso luego de que la junta de PROMESA haya terminado su trabajo, sino se han hecho otros cambios.

¿Sigues respaldando la independencia para Puerto Rico? ¿Por qué?

Mi apoyo para la independencia de Puerto Rico siempre ha sido muy condicional. Mis condiciones son a) mis planes tienen que ser instituidos y yo tener la oportunidad de liderar el proceso, o b) si fuera otro plan, que sea completo,  y yo tuviera la oportunidad de ser uno de los impulsores. Simplemente no confío en la habilidad de los partidos políticos para dirigir a un Puerto Rico independiente, al menos en sus inicios.

Sin un plan racional y  bien pensado y sin autoridades que lo implementen, la independencia sería un desastre para la gente de Puerto Rico. Es importante tomar en cuenta que la actual fuerza para la independencia de Puerto Rico está siendo patrocinada por Fidel Castro y el régimen Chavista en Venezuela. No soy ni comunista ni socialista y no apoyaría a la independencia en esas circunstancias.

Pienso que Puerto Rico puede ser muy próspero bajo el modelo correcto de independencia que brinde mejores condiciones para su gente.

Además, Estados Unidos está cayendo lentamente en un régimen socialista. Y como se demuestra en las actuales elecciones presidenciales, el panorama no es tan bueno para América y el futuro de Puerto Rico como parte de Estados Unidos será peor que la independencia si esta es hecha de manera correcta.

¿Cuál ha sido la influencia de las políticas federales? 

Se ha dicho bastante acerca del impacto de las políticas de Estados Unidos en la isla. Diría que Puerto Rico es más pobre que cualquier otro estado del país, pero más rico que cualquier otro país de América Latina con respecto al ingreso per cápita. No creo que los problemas de Puerto Rico sean principalmente causados por las políticas federales, si bien unas tienen mayor impacto que otras.

La adopción y luego la revocatoria de los recortes de impuestos de la sección 936, ayudó y luego perjudicó a la economía. Los programas sociales han ayudado a los pobres, pero han creado una generación – cerca de la mitad de la fuerza laboral del país vive con algún tipo de asistencia – de “profesionales pobres” con asistencia pública y no trabajan ni contribuyen de manera significativa alguna a la sociedad.

Muchos creen que la ley Jones para embarcaciones es una carga, no obstante las normas que se aplican a los barcos que operan entre puertos estadounidenses no afectan a los barcos que vienen desde el exterior. Derogar la ley Jones puede – desde mi punto de vista – bajar los costos de embarcación como puede que no lo haga.

Estoy firmemente convencido que el problema de Puerto Rico inicia y termina en Puerto Rico. Las políticas federales generan tanto conveniencia como inconveniencia pero al final es suma cero.

Traducido por Paz Gómez.

Fergus Hodgson About Fergus Hodgson

Fergus Hodgson is an economic consultant, media executive, athlete, and traveler. He holds degrees in economics and political science from the United States and New Zealand, and he has lived in eight countries. Follow @FergHodgson.

Speak Your Mind

*